TODO COMIENZA PEQUEÑO

Los contadores escriben la historia que otros construyen, los hombres de negocios crean su propia historia, tú qué quieres hacer? - Rafael Pedace


Desde pequeño me gustaron las matemáticas, y al finalizar los estudios intermedios, ingresé a la Universidad de Buenos Aires, donde completé la carrera en cuatro años y me gradué como Contador Público Nacional.

En mi desarrollo como profesional asesoré empresas durante diecinueve años, como auditor y consultor impositivo. Conduje un estudio contable en el que trabajaban varios colaboradores y con el cual logré afianzarme económicamente.

Me sentía feliz y realizado al desarrollar la profesión que tanto me agradaba, mientras simultáneamente servía como pastor en una iglesia cristiana. En ese tiempo, un cuñado mío me propuso que iniciáramos un emprendimiento juntos que consistía en la venta de instrumentos musicales. La idea era que yo aportara el capital y él su tiempo y conocimiento del rubro.

Comenzamos con mucho entusiasmo en un pequeño local de barrio. Eramos cuatro los trabajadores, mi cuñado con su esposa, mi esposa y yo.

Pasados unos años mi cuñado decidió independizarse. En ese momento entré en una gran crisis. Por un lado tenía mi profesión, que amaba y para lo cual me había preparado toda la vida, y por otro estaba lo nuevo, lo desconocido.

Hay un dicho que dice: "En tiempo de crisis, algunos lloran mientras otros salen a vender pañuelos". Ésto significa que hay quienes se dejan abatir por sus penurias mientras que otros ven una oportunidad en medio de la dificultad.

Mientras almorzaba con un empresario en otro país, y compartiéndole mi incertidumbre sobre las decisiones que debía tomar, me dió una respuesta que marcó mi futuro: "Los contadores escriben la historia que otros construyen, los hombres de negocios crean su propia historia, tú qué quieres hacer?".

Este encuentro fue determinante para que transfiriera el estudio y me abocara de lleno a la actividad comercial.

El comienzo fue muy pequeño, como todos los comienzos. Si estás pensando en emprender algo nuevo, recuerda lo que dice La Biblia en Job 8:7 "Y aunque tu principio haya sido pequeño, tu postrer estado será muy grande".

Hemos oído decir que "el dinero es la raíz de todos los males", pero en realidad, lo que dice la Palabra de Dios es "porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores" (1 Timoteo 6:10 énfasis mío). Ésto significa que el problema no es el dinero en sí mismo, sino el poner el corazón en las riquezas.

Al hablar sobre comienzos, la pregunta más frecuente que se plantea es: "¿Cuál es el monto mínimo para emprender un negocio?" No hay una respuesta para ésta inquietud. Puedes empezar con u$s500 o con u$s5000 aún con u$s50000. Lo relevante es que tengas una buena idea, que hayas desarrollado un plan y que te propongas perseverar hasta alcanzar tus sueños.

En los años 50, Bette Nesmith, trabajaba como secretaria en Dallas, mientras criaba sola a su hijo Michael, quien luego se haría famoso con su grupo "The Monkees". No era muy hábil como secretaria al utilizar las antigüas máquinas de escribir. En aquella época, un erro de tipeo significaba volver a escribir toda la hoja. Con frecuencia, debía rehacer los escritos por causa de los errores cometidos.

Su experiencia como estudiante de arte y dibujo artístico, la llevó a idear una mezcla de pinturas que tapaba los errores de tipeo, secaba rápido y luego le permitía sobrescribir por encima del error. Preparó un frasco y lo llevó a su oficina. Cuando cometía un error, aplicaba la pintura con un pequeño pincel y volvía a escribir en el mismo lugar. Tuvo tanto éxito que sus compañeros le pidieron que pudiera traerles ese producto también a ellos.

En 1956 convirtió su oficina en un laboratorio en el que fabricaba este líquido mágico que vendía a sus compañeros.

En 1967 creó su propia empresa.

En 1976 vendió 25 millones de frascos. Creó dos fundaciones para ayudar a las mujeres a encontrar nuevas formas de ganarse la vida.

Bette falleció en 1980, seis meses después de vender su empresa, Liquid Paper, en u$s47 millones.

Bette, como tantos otros, logró comenzar desde lo pequeño. Lucas 16:10 dice: "El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto". Dios nos confiará pequeñas herramientas al inicio para probar nuestra fidelidad y aptitud. Cosas más grandes vendrán luego de haber superado la etapa inicial en la que demostraremos calificar como buenos administradores.


#faith #fe #victory #victoria #negocios #trabajo #business #job #christians #cristianos #profesionales #professional #God #Dios #estilodevida #lifestyle #salud #health #PEC #success #éxito

71 views